The Apple TV experience

El sábado pasado me hicieron entrega de mi regalo de reyes, que, al venir de Cupertino, debió coger un camino más largo (aunque su origen real fuera Oriente). Se trataba de un Apple TV.

apple tv

unboxing

Primero, la gratificante acción de desempaquetar un producto Apple (lo cuál me hace pensar en qué porcentaje del precio se destina al packaging). Una inmaculada caja cúbica de apertura lateral (como una caja de cerillas) da paso a un pequeño dispositivo de color negro con el logotipo de la manzana y las letras “tv”, envuelto en los plásticos transparentes habituales. Sorprende una cinta de color negro e idéntica anchura que el lateral, que oculta discretamente todas las conexiones, casi mimetizada con el propio dispositivo.

Bajo el Apple TV nos encontramos, con envoltorio similar, el Apple Remote, terminado en aluminio mate y pulsadores en negro. Retiramos la bandeja de cartón que sostenía el Apple Remote y nos encontramos el cable de alimentación enrollado en espiral y sujeto con dos cintas del mismo plástico transparente. Finalmente, la guía de instalación, términos y condiciones, etc…

instalación

La unidad es bastante robusta y sorprendentemente pesada, lo que me tranquiliza pues no se verá afectada por las múltiples conexiones que, en otros aparatos de similar tamaño, hacen que se muevan o no asienten perfectamente.

Conecto el cable HDMI, el cable óptico para el sonido y el cable de alimentación. Tengo muy cerca el router Livebox de Orange y la Fonera 2.0N, pero prefiero primero probarlo con WiFi n para ver cómo se desenvuelve y prescindir del puerto ethernet.

Arranca con la sempiterna manzana y, como es habitual la guiada configuración se desarrolla sin problemas. La primera pega que le encuentro es a la combinación del Apple Remote con el teclado en pantalla. Resulta pesado y largo poner los datos de tu cuenta iTunes. Me sorprende la pregunta sobre recordar la contraseña. La razón me dice que no lo haga, el reciente uso de ese “teclado” en pantalla para ponerla la primera vez me hace contestar que sí, aunque me parezca inseguro.

la prueba

Bueno… Home Cinema encendido, TV en HDMI, luces bajadas y la mejor disposición para ver una película. ¡Al catálogo!

Como en la mudanza mucho me temo que perdí mi DVD de TRON, me dispongo a buscarla en el catálogo, he visto “Chitty chitty bang bang“, “Impacto súbito“, y otras películas de distintas épocas y temáticas. Mejor buscarla porque el catálogo debe ser bien extenso. Sin éxito, buscamos otra, y otra, y otra….nada… nos resignamos a ver alguna del catálogo (que empieza a revelarse no tan extenso como uno pudiera pensar). Navegamos por las categorías y vemos que muchas películas aparecen en diferentes categorías con dudoso criterio.

Vamos saltando de película en película, una de las que despierta nuestro interés, elegimos ver el trailer antes de gastarnos los 3,99€ que marca el alquiler (la película es de 2003!!!). El trailer resulta ser un fragmento de la película en formato 4:3 de 2 minutos de duración, no el trailer que verías anunciado en TV o en cines ¿por qué llamarlo trailer?

Por fin nos decidimos por una película (3,99€ de alquiler por una película en HD de 1985) . y ésto es lo que me encuentro en mi pantalla:

wtf!!

Por supuesto era normal esperar algún tiempo prudencial de buffering con una conexión de supuestos 3Mbps., pero más de tres horas para una película de 91 minutos por muy HD que sea, dista mucho del “lo quiero, lo tengo”. Probando directamente por ethernet no obtuvimos mejor resultado. Obviamente desistimos en nuestro empeño y dejamos que se descargara para verla al día siguiente… ¡Pues no! en lugar de descargarse no sé qué debió suceder, pero cuando quise reproducir la película, todavía tenía que esperar 2 horas y 45 minutos más… Esta vez lo dejo así (no sé si de otra manera se descargará en segundo plano). Después la película sí es cierto que tenía muy buena calidad y que permitía ir hacia cualquier punto de la misma con la soltura de un video con HDD casero.

conclusiones

Un diseño y una facilidad de uso impecable no son suficientes para un dispositivo que costando lo mismo que sus competidores le encuentro las siguientes carencias:

  • catálogo más bien escaso y caro en su oferta
  • necesidad de un ancho de banda excesivo (con mi misma conexión he visto emisiones en HD720 sin problemas vía Megavideo)
  • limitación en los formatos a reproducir*
  • imposibilidad de conectarle nada a su puerto USB**

Podría solucionarlo utilizándolo como hacía con mi antiguo HTPC y, vía jailbreak, ponerle XBMC pero el verme obligado a utilizar un aparato para cualquier cosa diferente de la que se ha diseñado no me parece ni inteligente ni rentable. Como uso adicional quizá…

La principal razón para su elección, el ver lo que quiero y cuando quiero (de forma legal y con calidad) no me funciona. Suficiente para que mañana mismo lo devuelva muy a mi pesar por las expectativas depositadas en él.

* a no ser que pasemos todo el contenido por iTunes
** ésta y la anterior ya las conocía de antemano, pero las pongo para enfrentar al AppleTV con sus competidores

y de música, un tema más que apropiado :-).

Jailbreak, de AC/DC

0 comments ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below.

Leave a Comment

Security Code: